29.12.2017 | 07:29

Trepan las temperaturas, hay que aumentar las precauciones

Más vale prevenir que apagar. Y ahora más que nunca, porque el termómetro no para de subir. Hasta hoy no hubo incendios -al menos de grandes dimensiones- que lamentar, pero los especialistas advierten que se viene una seguidilla de días de alta temperatura que obligan a encender las alarmas. 

"Hasta ahora el clima acompañó para que no se generen grandes incendios, se registraron focos menores y de poca superficie. Pero a partir de esta semana las temperaturas aumentan considerablemente. Entonces es necesario tener precaución", explicó el ingeniero Alejandro Pezzola, investigador del área de Teledetección y Sistemas de Información Geográfica del INTA Ascasubi, y quien trabaja en la prevención de incendios desde el año 2000.

"Lo que hacemos hincapié hoy por hoy es en la necesidad de tomar todos los recaudos necesarios y sobre todo, tener mucho cuidado con los incendios de interface urbano-rural", agregó el especialista. 
Los incendios en la interfaz urbano-rural son aquellos originados en cualquier área donde combustibles forestales se encuentran adyacentes a las ciudades, como el caso de terrenos baldíos sin mantenimiento que tengan grandes volúmenes de pasto. 
Teniendo en cuenta las condiciones climáticas actuales, el mensaje de Pezzola es contundente: "Tenemos que cumplir con el ABC de la prevención, y en ese aspecto son fundamentales los cortafuegos. En lo que son los campos agrícolas, por lo menos se recomienda una limpieza de seis metros a cada lado de los alambrados para eliminar todo material vivo vegetativo".
El ingeniero destacó que los cortafuegos son una herramienta clave para interrumpir el avance del fuego y también para permitir la circulación de los bomberos y de las personas que estén combatiendo las llamas. "En imágenes satelitales hemos visto incendios muy grandes con cortes netos. Quiere decir que funcionaron", aseguró. 
En las distintas recorridas que viene realizando durante el año, el técnico de INTA observó que muchos productores están haciendo los deberes. "Se están tomando precauciones, se ven al costado de las rutas y de los caminos, donde se han limpiado alambrados. Pero también vimos pilotes de cemento con varillas de hierro, donde la eventualidad de un incendio puede provocar daños menores. Es cierto que la inversión es superior, pero el beneficio se obtiene con el tiempo", aseguró Pezzola.
 
Recomendaciones 
A través de un comunicado de prensa, la Sociedad Rural de Tres Arroyos, solicitó a los productores tomar los recaudos del caso a fin de evitar incendios en los campos. Las principales medidas de prevención sugeridas son: 
- No cosechar en las horas centrales del día. 
- Situar tractores y maquinaria lejos de los montes, ante la posibilidad de incendios. 
- Cumplir con las buenas prácticas agrícolas (BPA). 
- Evitar realizar la cosecha bajo condiciones ambientales que alto riesgo de incendios, con una temperatura mayor a 35°C, humedad relativa menor a 35% y velocidad del viento mayor a 35 km/h. Si es posible, cosechar por la mañana y fin de la tarde, evitando las horas centrales del día. 
- Limpiar con sopladora, al menos tres veces al día, sitios de acumulación de granza como pueden ser el motor, sistema de admisión de aire, zonas de rodamientos y piezas con fricción.
- Cubrir la salida de los tubos de escape de los tractores y cosechadoras con mallas metálicas, que impidan la salida de chispas de gran tamaño o carbones encendidos. 
- Solucionar toda pérdida de aceite y/o gasoil del motor de la cosechadora y tractor, para no generar puntos de posibles incendios. 
- Llevar en las máquinas extinguidores de polvo acorde al área de incendio de cada uno y cargar envases de agua con gas o tanques de agua con bomba eléctrica para poder llegar a rodamientos sobrecalentados o focos de incendio en lugares de difícil acceso para extinguidores. 
- Proteger al motor y sistema de turbo de cualquier acumulación de material. Es ideal agregar placas metálicas para aislar estas zonas críticas de la granza. 
- No fumar en la zona de trabajo.  
 
Cifras que queman 
Entre octubre de 2016 y marzo de 2017 se produjeron incendios rurales y forestales que afectaron a seis provincias. En el caso de Buenos Aires, los mayores siniestros se registraron entre el 11 de diciembre de 2016 y la primera semana de febrero de este año. 
Las llamas consumieron unas 250.000 hectáreas en los partidos de Carmen de Patagones (140.000), Villarino (70.000) y Puán (40.000), los tres distritos más afectados. Pero también hubo focos en Bahía Blanca, Coronel Dorrego y Tres Arroyos. A esas cifras hay que sumarle el daño hecho por el fuego en Río Negro, La Pampa, San Luis, Mendoza y Córdoba, con lo que se llega a la estimación oficial de 3.000.000 de hectáreas. 
Esto se tradujo en un alto costo económico para los productores como para el ámbito gubernamental. Para tener una dimensión de los perjuicios, según el INTA, en Patagones, Villarino y Puán sólo en alambrados se perdieron más de 160 millones de pesos. 
A esto hay que agregarle las viviendas, mangas, embarcaderos y demás mejoras, lo que eleva la cifra exponencialmente. 
La Voz del Pueblo

Comentarios
 
 









 
Copyright © 2010-2013 InfoSudoeste / Mañanas de Campo - Todos los derechos reservados | Diseño Web