31.01.2018 | 08:10

Leasing ganadero, una figura para analizar

Mucho se está hablando desde hace unos meses sobre leasing ganadero, sobre todo, luego de que SENASA creara la figura  para que aquellas personas humanas o jurídicas que deseen adquirir animales bajo esta modalidad, debiendo registrar el contrato de leasing ante la oficina del Senasa de la jurisdicción del establecimiento donde van a estar los animales motivo de esta figura legal.

Para informarnos más acerca del tema, entrevistamos a Alejandro Larroudé, contador de la firma Barrero & Larroudé.

 

¿Qué es un leasing?

-Leasing, como figura general, significa alquiler. Es decir, el leasing es la celebración de contratos de arrendamiento, alquiler con derecho a compra, leasing financiero, arrendamiento por renting, a cambio del pago de una cuota o canon durante un plazo determinado. Al finalizar dicho contrato, el arrendatario o tomador de leasing tiene la opción de comprar el bien pagando a un precio determinado, devolverlo o renovar el contrato.

Entonces, quien toma el leasing ganadero (maquinaria, animales, etcétera) no va a tener la propiedad de ese bien que está adquiriendo en un contrato de alquiler hasta tanto no culmine el tiempo que tiene ese leasing, el cual puede ser de 3 o 5 años.

Mientras esté transcurriendo esa vida útil del leasing todo lo que la empresa adquiera a través de dicho leasing lo tiene en alquiler.

 

Esa diferenciación impositiva que se da puede beneficiar a la empresa

 -El leasing tiene diferencia en todos los impuestos, entonces, cada empresa tendrá que ir viendo en su momento si el contrato de leasing le es beneficioso o no.

El primer punto que toda empresa tiene que analizar es la tasa que está pagando a través de un leasing o la tasa que pagaría si tomara un crédito en alguna institución bancaria o empresa personal privada.

Sorteado ese paso, y siendo más beneficiosa la tasa del leasing, tendremos que ver la incidencia impositiva debido a que todos los bienes que figuran en el leasing no son de la empresa tomadora del mismo.

Entonces, tendremos que ver la incidencia en los distintos impuestos. En un principio, respecto al I.V.A., parecería que es más beneficiosa la compra  tradicional contra el leasing.

Luego, también tendríamos que compararlo con el impuesto a las ganancias, donde ahí si hay muchos beneficios en contratar leasing contra una compra tradicional, debido a que al ser un alquiler la empresa descuenta este alquiler todos los años y en tres años, por ejemplo, es como que amortizó lo que va a comprar posteriormente con un valor residual.

 

El tendón de Aquiles de la ganadería sigue siendo la falta de ajuste por inflación 

-Exactamente, este es un problema de larga data. Ahora retomaría el ajuste por inflación impositivo, a partir del 1 de enero de 2018, siempre y cuando haya una inflación acumulada en los últimos 36 meses del 100%.

Con lo cual, como venimos hasta ahora, parecería que el ajuste por inflación no se va a aplicar debido a que la tasa acumulada no llegaría al 100%.

 

Hemos dado cuenta de la proliferación de muchos fideicomisos ganaderos, ¿Cómo impacta esta situación en lo personal?

-La gran ventaja que tiene el fideicomiso es que cada parte de cada inversor en principio queda como afectada al mismo y no sería embargable a la persona que hizo la inversión.

Al invertir varias personas, las compras y demás son a escala, entonces se logra alguna ventaja más comercial que impositiva. En el tema tributación hoy no hay diferencias. 

Infosudoeste - Mañanas de Campo


Comentarios
 
 
 



JUEVES 01 DE MARZO - 3000 VACUNOS - GORDO, INVERNADA Y CRIA - SOCIEDAD RURAL DE BAHIA BLANCA


 

 
Copyright © 2010-2013 InfoSudoeste / Mañanas de Campo - Todos los derechos reservados | Diseño Web