04.02.2018 | 09:11

El Nerón de hierro, ya no es más anónimo

Estuvo cerca, vaya que estuvo cerca. Solo el esfuerzo, la desesperación, decenas de productores, bomberos y autoridades, frenaron lo que podría haber sido, quizás, la más dramática de las tragedias por el fuego en nuestra zona. A pocos kilómetros de Villa Ventana fue detenido, lo que el “Nerón” de hierro comenzó a varios kilómetros de allí.

Corren los primeros días de Enero y el watshapp explota, “hay fuego en cercanías de Nueva Roma, el tren prendió al costado de las vías. Por ahora está lejos del campo pero ya preparé las herramientas”, dispara uno de los amigos del grupo de la Peña, atento a dar alerta a todos los vecinos. Fue el primer aviso, de lo que a más de 30 días, parece no haber cesado. A partir de allí, los grupos reenviaban sus mensajes, mientras el más tecnológico de “Infosudoeste Agro” – el Ing Cristian Zajac- nos ilustraba uno a uno los focos mostrando avances del fuego, áreas quemadas, número de hectáreas, etc. Las imágenes son elocuentes: como trazadas con una escuadra, una y otra vez las vías, eran el orígen del infierno.

En la continuidad fue Napostá, La Vitícola con uno que logró varios kilómetros de encendido, Estación Corti y nuevamente Nueva Roma y Berraondo, con un audio de watshapp que recorrió ministerios, de propia voz de un reconocido consignatario amigo, viralizando las redes en un pedido en voz alta, denunciando una vez más a los ferrocarriles con fecha exacta: era 18 de Enero cuando el audio explica que “a las 11 de la mañana el tren viene prendiendo todo, es una irresponsabilidad total, prendió fuego en tres lugares diferentes a pesar de que llovieron 20 milímetros”. La voz no es una más, es el presidente del Centro de Consignatarios del sur, dando nombre y apellido.

La locura del “Nerón de hierro” no llegaba a su fin. Con uno de los Eneros más cálidos de la historia, con una sequía que azota toda la región, con campos empastados tras una buena primavera y con todos preparados para enfrentar lo que todos sabíamos podría ocurrir en los campos, ninguno previó que el enemigo podía estar adentro. El loco de las vías iba por más: el 29 de Enero según relata el semanario “Cuarto Poder” desde Puan, “el siniestro habría sido producido por el paso de un convoy ferroviario, en el sector de la estación Piedra Echada y desde allí comenzó a introducirse en los campos aledaños, propiciado por la escasa humedad en los cultivos, los rastrojos secos y las altas temperaturas, favoreciendo una combustión casi instantánea”. Las imágenes aéreas eran una vez más, esclarecedoras y nuevamente, cientos de esfuerzos tuvieron que unirse para finalizar algo, que jamás debió comenzar.

Insatisfecho por no llegar a los medios nacionales y buscando que la mismísima gobernadora se enterara de lo que aquí ocurre, el loco esta vez fue más lejos: habría que quemar las sierras. Y hacia allí fue, Estación Peralta fue la víctima elegida. Tres días duró la odisea y hasta bomberos heridos de manera insólita, fueron necesarios para que esta vez sí, lo que tanto reclamamos hace más de 30 días, fuera motivo de que el propio Ministro de Agroindustria Provincial, se haga presente para conocer in situ, las obras de este loco suelto, que parece no tener reglas, control ni justicia que lo alcance.

Aquí no hubo accidentes, no hubo imprudencia, no existió el azar, la desdicha o la mala suerte, ni siquiera como otros años, la naturaleza actuó con un rayo, o un turista desatento, provocó los fuegos. Nada de eso. Con varios avisos y mucho silencio de quienes deben poner el grito en el cielo, el “Nerón de hierro” logró llamar la atención de todos. Ojalá, haya sido su última travesura, la próxima, tendrá nombre y apellido y se llamara “inacción del estado”. 

Carlos Bodanza                                                                                           

Para Mañanas de Campo


Comentarios
 
 
 




 

 
Copyright © 2010-2013 InfoSudoeste / Mañanas de Campo - Todos los derechos reservados | Diseño Web