04.05.2018 | 14:54

La educación rural en la región, busca soluciones

La vida moderna y una salida de las familias de los campos, la puja de los docentes por quedarse a cómo de lugar -a veces con uno o dos alumnos -en las escuelas rurales. La única verdad, chicos en desigualdad y marginados del resto, son el foco de esta propuesta que realizan desde Conciencia Interior para una educación rural de calidad.

En el presente documento nos referiremos puntualmente a las escuelas sitas en los distritos de Coronel Dorrego y Coronel Pringles, dado que son los más cercanos a nuestra realidad.

  1. Contextualización

Para que los hijos de los habitantes de las zonas rurales pudieran tener acceso a la educación, distintas fuerzas han aportado energía dedicación y recursos para su concreción. En un principio, los propios pobladores se organizaron en cooperadoras escolares y, en muchos casos, construyeron establecimientos acondicionados a las necesidades escolares. De este modo, se logró normatizar e institucionalizar la escolarización, no solo por ofrecer acceso a una realidad edilicia superadora, que permitía salir de la casa familiar de un poblador en particular y dar espacio neutral en el que el docente desarrollara su actividad de manera independiente, sino también porque permitía que la escolarización se convirtiera en una realidad comunitaria perteneciente a la propia comunidad en su conjunto.

En resumidas cuentas, la escuela salió del ámbito familiar en el que solía desempeñarse para encontrar su propio lugar compartido por pobladores y niños de la zona.

En una etapa posterior, y tras la construcción por parte del estado nacional de una serie de establecimientos bien acondicionados, esta realidad se vio optimizada.

Es así que hoy día nuestros distritos cuentan con inspectores para zonas rurales, docentes que acceden a sus cargos por orden de mérito, establecimientos apropiados, y niños de la zona que son los receptores de estos beneficios.

  1. El presente

El siglo XXI nos encuentra con una realidad cambiante y cambiada. Es conocido el movimiento de migración interna que se produjo, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XX y que se agudizó en la primera década del corriente siglo. Esto no es un hecho aislado, sino que por el contrario responde a un movimiento poblacional que tiene sus réplicas a nivel mundial, y no es exclusivo de nuestro país, mucho menos de nuestra Región.

La masa poblacional ha buscado los centros urbanos en busca de trabajo, de oportunidades y ello tiene su consecuencia en el tema que nos ocupa.

Las escuelas rurales se han visto vaciadas por este movimiento, a lo que se suma una población golondrina (los hijos de aquellos trabajadores que cambian de un establecimiento a otro cuando surge la alternativa de un trabajo mejor).

  1. La realidad de la escolarización rural

Lo que debería ser un beneficio para los niños que viven en zonas rurales, se convierte con frecuencia en una verdadera trampa.

Se viola el principio de socialización. El niño de zona rural, quien suele vivir en una situación de mayor aislamiento que el de zonas urbanas por razones de distancia, no halla en la situación escolar el beneficio de encontrarse con otros niños con quienes compartir su realidad. Ello conlleva la desventaja adiciona de que, por razones de número de individuos, no tendrá la oportunidad de celebrar su cumpleaños con sus compañeros, porque no los tiene, o que tal vez su único compañero tendrá una edad que no se condice con la etapa de la infancia en la que se encuentra, por lo que sus juegos y sus intereses no encontrarán respuesta;

Se viola el principio de igualdad. Mientras que un niño de un establecimiento escolar urbano tendrá diferentes asignaturas que responden a un planteo curricular que se condice con sus necesidades, al niño de un establecimiento en zona rural se lo discrimina. Los escolares de nuestras escuelas rurales no cuentas con asignaturas tales como idioma extranjero, educación física, educación artística, entre otras. Es decir, al niño “rural” se le enseña a leer y escribir; eso deberá alcanzarle.

Se viola el principio de estabilidad. Sabido es que los niños requieren de estabilidad, una rutina en la que ellos encuentren la seguridad de lo conocido, el buen hábito que forma y educa en el que gana confianza para desarrollar su potencial. Si bien ninguna escuela puede garantizar la permanencia de los escolares, dado que ello responde en gran medida a la realidad familiar y laboral, sí debiera hacerlo cuando esa realidad familiar y laboral no se ven afectadas. Por el contrario, el “niño rural” pasará de una escuela a otra a medida que la matrícula se modifica, sin contemplación respecto del ámbito y los compañeros que pierde;

Se incumple el desarrollo del potencial. Nuestro sistema escolar contempla la jornada extendida. Si bien en las escuelas urbanas ello puede resultar imposible cuando el establecimiento cuenta con doble turno, esto no ocurre del mismo modo en los establecimientos rurales, y sin embargo no surge ninguna iniciativa o voluntad expresa por parte de los docentes ni por parte de las autoridades para ponerla en práctica. Esto es especialmente grave en las zonas rurales porque:

 las distancias y los caminos requieren recursos, tiempo y esfuerzo adicional por parte de los padres para que sus hijos asistan. Ellos deberán volver a su trabajo y luego duplicar el doble viaje para retirar a sus hijos todo ello en el término de cuatro horas, lo que los deja con la alternativa de trabajar solo dos horas durante la media jornada en la que transcurre el proceso. ¿Qué empleador aceptará estas condiciones? No pueden recurrir a un transporte público, mucho menos a un “pull”;

En muchas ocasiones los niños no cuentan con las condiciones y el acceso a medios para poder hacer tarea en el hogar. A ello se suma que no resulta infrecuente que muchos de los progenitores estén semialfabetizados, por lo que la tarea escolar de consolidación puede convertirse en un elemento de conflicto o, como mínimo, de dificultad. Ese proceso podría, fácilmente, concretarse en el establecimiento escolar con asistencia del profesional docente, además de otras actividades no escolares que contribuyan en la formación del niño y provean un paliativo para la realidad geográfica y temporal que padecen estas familias.

  1. Una alternativa

Si bien no pretendemos indicar una solución a un problema tan complejo y con múltiples aristas, sí podemos considerar una propuesta que mitigue las consecuencias negativas que afectan a nuestros niños.

El proceso y las consecuencias padecidas por la escolaridad rural en nuestra Región no son únicas ni mucho menos ajenas a las de otros países. Tanto en los Estados Unidos (1)como en Australia, la migración interna y la despoblación también han provocado la necesidad de respuesta. En ambos países, las autoridades han establecido un programa de CONSOLIDACIÓN, consistente en reagrupar las escuelas, proveer a las seleccionadas con todos los recursos y acceso a las asignaturas que el diseño curricular establece, y derivar a los niños de la comunidad a dichas escuelas mediante un sistema de transporte.

Este planteo no se hizo de un día para el otro y de manera forzada, sino que se consultó a las diversas comunidades para evitar una resistencia al cambio que resulte estéril, cuidando de escuchar las dificultades y propuestas (2).

No se trata de restringir cargos docentes ni cerrar escuelas. Por el contrario, se trata de optimizar recursos, ampliar los cargos y, por sobre todo, encontrar mecanismos que se adapten a una realidad que no pide permiso.

Las comunidades de nuestra Región están afectadas y no han sido tenidas en cuenta en su realidad, por lo que requieren de orientación para encontrar el sistema que más las beneficie y acogerse al mismo comprendiendo sus ventajas.

Los trabajos de investigación en este campo son abundantes y están disponibles. Se trata de un proceso probado, por lo que solo requiere consenso y adaptación.

Así mismo, en el área de Benito Juárez hace años se ha puesto en práctica un proceso de características similares, por lo que lo que aquí se propone cuenta con el beneficio del éxito probado por años en una zona cercana a nuestra realidad nacional y regional.

  1. Conclusión.

Sabido es que lo perfecto suele ser enemigo de lo bueno. No se puede cambiar por cambiar, mucho menos cambiar por la fuerza generando conflictos en la comunidad (3)

Pero el mundo que viene tiene el conocimiento como eje de oportunidad. Las personas tendrán una vida mejor en la medida que estén preparadas para enfrentar una realidad que cambia cada vez más rápido, un avance tecnológico que asombra hasta al científico mejor formado y una necesidad de individuos que cuenten con un nivel de especialización impensado por generaciones anteriores.

En esta área, la escuela tiene todo para aportar, pero para ello necesariamente tiene que ser una escuela de nuestro siglo, con respuestas para las preguntas que hacemos hoy, y para muchas otras que aún no han sido formuladas.

Si queremos una Región prolífica, con habitantes que deseen poblarla y desarrollarla, necesitamos dar las oportunidades y las herramientas para que nuestra Región no se vacíe, para que sea un lugar deseable.

Nadie querrá vivir en un lugar donde sus hijos no tienen las mismas oportunidades. Aquí es donde el Estado y las decisiones responsables y con visión de futuro resultan imprescindibles.

María Amelia Irastorza

Cociencia Interior

SR Coronel Dorrego


1-The Rural Educator, Volume 27, Number 2, Win 2006. National Rural Education Association Report Rural School Consolidation: History, Research Summary, Conclusions, and Recommendations; Joe Bard Clark Gardener Regi Wieland NREA Consolidation Task Force 

 

2-SCHOOL DISTRICT ORGANIZATION AND GOVERNANCE IN SOUTH CAROLINA By Holley H. Ulbrich Strom Thurmond Institute of Government & Public Affairs Prepared for the Jim Self Center on the Future March 2010

3- Fitchen, Janet M. (1991).  Endangered spaces, enduring places, change, identity and survival in rural America.  Boulder, CO: Westview Press


Comentarios
 
 
 




 

 
Copyright © 2010-2013 InfoSudoeste / Mañanas de Campo - Todos los derechos reservados | Diseño Web