11.05.2018 | 13:17

Estrategias del manejo del cultivo de trigo
En un contexto donde las enfermedades están incrementando, el desafío para el productor de cara a la nueva campaña es ajustar la estrategia de manejo para controlarlas. Es por esto, que BASF presentó diversas estrategias de manejo y sus principales productos para el cultivo.

BASF estuvo presente en el congreso A Todo Trigo, donde diferentes especialistas analizaron la actualidad de los mercados, los desafíos a futuro en los cultivos de invierno y las últimas innovaciones del sector. En esta edición, BASF hizo foco en las estrategias de manejo del cultivo y en sus principales productos Sistiva® y Orquesta® Ultra, entre otros del portafolio.

En la campaña pasada, los excesos hídricos provocaron una disminución de 150.000 hectáreas en el cultivo de trigo. Las zonas que se vieron más afectadas fueron Buenos Aires, La Pampa, el sur de Santa Fe y el sur de Córdoba, debido a que las condiciones de alta humedad generaron una mayor predisposición para el desarrollo de enfermedades en los estadios iniciales. A su vez, en su mayoría se detectó la aparición de Roya amarilla y Roya anaranjada, que en algunos casos registraron incidencias del 100%.

En un contexto donde las enfermedades están incrementando, el desafío para el productor de cara a la nueva campaña es ajustar la estrategia de manejo para controlarlas. Es por esto, que BASF presentó diversas estrategias de manejo y sus principales productos para el cultivo. “El trigo es uno de los cultivos estratégicos para BASF, y en función de esto siempre estamos trabajando en pos de acercarle herramientas al productor para que logre mejores cultivos y de mayor calidad que generen rentabilidad”, informó el Ing. Agr. Juan Pérez Brea, Gerente de cultivo de trigo y cebada de BASF.

En el marco del evento, uno de los productos presentados por BASF fue Sistiva®, un nuevo concepto en el tratamiento de semillas. Se trata de una revolucionaria tecnología que, gracias a la movilidad única de su molécula, controla a las enfermedades en semilla y a su vez brinda una protección prolongada contra las enfermedades, disminuyendo su incidencia en el cultivo hasta 45 días y la severidad hasta los 60 días. Esto le permite al productor una mayor flexibilidad al momento de la primera aplicación foliar, convirtiéndose en una herramienta única para el control de las principales enfermedades foliares. También se han visto ensayos con muy buenos resultados en Ramularia en cebada y en enfermedades que aparecieron en los últimos años como Roya del tallo y Roya amarilla en trigo.

Durante la campaña pasada, la presión de enfermedades en el cultivo fue muy importante. Sistiva® les permitió a los productores retrasar las aplicaciones para hacer un mejor uso de los fungicidas foliares, lo que indudablemente se traduce en un mejor manejo de la enfermedad y de los recursos, generando mejores rendimientos”, explica Pablo Ramírez D'Auria, Gerente de Tratamiento de Semillas de BASF. Y agrega: “Varias de esas enfermedades han quedado en los rastrojos y en las semillas y otras, si las condiciones se mantienen predisponentes, van a aparecer. Consideramos a Sistiva® como una herramienta fundamental para que el productor esté tranquilo a la hora de sembrar.”

Por su parte, para complementar las estrategias y tratamiento del cultivo de trigo, se mostró el fungicida Orquesta® Ultra, que posee el más completo control de enfermedades y lo protege por más días. Esta exclusiva triple mezcla ha demostrado durante los últimos 5 años a campo tanto su eficacia frente a diferentes situaciones de patógenos como su flexibilidad para aplicarse con diferentes umbrales de enfermedad en el cultivo. Además, por su doble rol preventivo – curativo presenta una mayor ventana de uso y su formulación le permite ingresar a la planta y distribuirse en el interior fácilmente, logrando mayor eficiencia de control y entregando más días de protección.

Para comenzar con una buena estrategia de manejo para el control de enfermedades, esta debe basarse en el conocimiento del perfil sanitario de la variedad y la carga de patógenos en la semilla. Luego en base a los patógenos presentes y su desarrollo, decidiremos cuál es el fungicida más apropiado. Para esto es necesario aumentar la frecuencia del monitoreo y mantenerse informado del grado de avance de las enfermedades en las distintas zonas para que no nos tome por sorpresa”, concluyó Pérez Brea.

Prensa BASF


Comentarios
 
 









 
Copyright © 2010-2013 InfoSudoeste / Mañanas de Campo - Todos los derechos reservados | Diseño Web